De postre, trufas de té matcha

De postre, trufas de té matcha

repostería
En las mejores cafeterías, a veces también hay tiempo para servir la mejor repostería. ;) Hoy nos colamos en vuestra cocina con uno de nuestros ingredientes preferidos: el té matcha. Con este polvillo verde, aromático y vistoso, haremos unas trufas de té matcha ideales para servir con cada café. ¡Quédate con la receta!

Té matcha en repostería

Seguro que ya has probado el té matcha, un té verde en polvo original de Japón que se emplea de manera tradicional en la ceremonia japonesa del té y que ahora se bebe en múltiples cafeterías de occidente. Este ingrediente es muy versátil y da mucho juego a la hora de hacer combinados, tanto fríos como calientes. Igualmente, el té matcha es un aliado fenomenal en repostería: sirve para hacer pasteles, bizcochos, glaseados y preparaciones tan sencillas y resultonas como unas trufas de té matcha. En esta ocasión cocinaremos nuestras trufas combinando el té matcha con otro de nuestros sabores favoritos: el del chocolate negro. Para que la cobertura quede bien crujiente, usaremos pistachos al natural muy bien picaditos.

Ingredientes para las trufas de té matcha

Anota los ingredientes para preparar unas 20 o 25 trufas de té matcha (dependiendo del tamaño) y da de comer a tus clientes algo diferente:
  • Té matcha;
  • 350 gramos de chocolate negro picado (con al menos un 70% de cacao);
  • 175 mililitros de nata para montar;
  • una cucharadita de extracto de vainilla;
  • pistachos picados (es importante que sean pistachos al natural).
En cuanto a las herramientas, emplearemos utensilios que suele haber en todas las cocinas: un bowl mezclador, tarteras de pequeño tamaño, unas varillas y una cuchara que nos ayudará a dar forma a nuestras trufas de té matcha.

Una receta para principiantes

¿Que nunca te habías atrevido con la repostería en tu café por falta de tiempo o de conocimientos? No te preocupes porque esta receta de trufas de té matcha es de las fáciles.
  1. Primero, junta el extracto de vainilla y el chocolate negro en un bowl mezclador y derrite el chocolate. Para ello puedes recurrir al microondas o a un baño maría. El chocolate debe quedar bien fundido (¡no quemado!) y bien mezclado con la vainilla.
  2. Deposita la nata para montar en una tartera pequeña y ponla a fuego medio-alto, removiendo el contenido de vez en cuando. Cuando esté llegando a la ebullición, retira el recipiente del fuego.
  3. Vierte la nata en el bowl, sobre el chocolate y la vainilla, y utiliza las varillas para mezclar todo durante un par de minutos. Si no estaba completamente fundido, en este punto el chocolate acabará derritiéndose del todo.
  4. Añade al bowl media cucharadita o una cucharadita de té matcha y agita de nuevo el contenido.
  5. Introduce el bowl en la nevera y deja que el contenido se enfríe como mínimo unas dos horas. Si no está bien firme, deja que enfríe un par de horas más.
  6. Retira el bowl de la nevera y usa una cuchara para ayudarte a hacer unas 20/25 bolitas.
  7. Cubre una bandeja o superficie plana con té matcha y pistachos picaditos y baña las bolitas en estos ingredientes. La clave de estas trufas de té matcha está en parte en darles una cobertura con un punto crunchy.
  8. Refrigera las trufas hasta que las vayas a servir.
Tienen buena pinta, ¿no? Imagínatelas acompañando a un café espresso. :)

Cambia el chocolate negro por chocolate blanco

Aunque nos chifla cómo casan dos sabores intensos como el del té matcha y el del chocolate negro, es de justicia reconocer que estas trufas están asimismo muy ricas si las elaboras con chocolate blanco. Con este tipo de chocolate, las trufas de té matcha resultan bastante más suaves. Para preparar una ración de trufas similar a la anterior, necesitarías:
  • Té matcha;
  • 250 gramos de chocolate blanco en trocitos;
  • 100 mililitros de nata líquida para montar y cocinar;
  • pistachos al natural picados.
El procedimiento para cocinar unas trufas de té matcha con chocolate blanco es similar al anterior. Primero hay que derretir el chocolate blanco y mezclarlo con la nata (también caliente). Posteriormente, debes agregar al bowl mezclador una cucharadita de té matcha y mezclarlo todo bien usando unas varillas. Después, ya sabes: añades la cobertura e introduces las trufas en la nevera durante, por lo menos, dos horas. Verás que, igual que con el chocolate negro, están deliciosas, aunque el sabor es claramente distinto. Son fantásticas, en ambos casos, para servir con un café solo o con un cappuccino. ¡La cosa va de trufas! Si hace poco compartimos contigo cómo preparar unas estupendas trufas de café, en este caso has aprendido a cocinarlas con té matcha. ¿Cuáles prepararás antes, las trufas de té matcha con chocolate negro o las trufas de té matcha con chocolate blanco? ¡No nos cansamos de sacar partido a este té verde! ?
< Volver al blog