Espresso Tonic, el café más ‘instagrameable’

Espresso Tonic, el café más ‘instagrameable’

cafés
El Espresso Tonic o café con tónica es uno de los cafés fríos más trendy. Su sabor, amargo pero al mismo tiempo afrutado; su textura, claramente burbujeante; y su aspecto, con sus dos ingredientes en dos capas claramente diferenciadas, han hecho de él una de las bebidas del momento. ¿Te quedas a probarla?

¿Por qué es tendencia el Espresso Tonic?

El Espresso Tonic que tan de moda está hoy comenzó a servirse en el año 2007 en la cafetería y tostaduría Koppi, localizada en la ciudad sueca de Helsingborg. Sus ideólogos, Anne Lunell y Charles Nystrand, tomaron prestada la idea de un compañero con el que habían trabajado anteriormente en Oslo, Noruega, y decidieron perfeccionarla. El Kaffe&Tonic o Espresso Tonic fue la bebida más solicitada en su cafetería hasta su cierre en 2017; desde ese año, Koppi funciona únicamente como una tostaduría artesanal de café. Mientras el Espresso Tonic se sirvió en Koppi, la bebida corrió como la pólvora en toda Europa e incluso en los Estados Unidos. Esto ocurrió en parte gracias a las redes sociales, ya que este café con tónica es uno de los cafés más ‘instagrameables’. Generalmente se sirve en un vaso Collins o en un vaso Old Fashioned: en la parte inferior del recipiente verás una capa transparente, burbujeante; en la parte superior, verás un café espresso con una apariencia sedosa y terriblemente apetecible. ¡Mucho mejor que un Gin Tonic! ;) Anímate a servir el Espresso Tonic en tu local. Es el mocktail perfecto para la temporada primavera-verano y su elaboración es rapidísima.

Receta de Espresso Tonic

En este reportaje, Anne Lunell aconseja seleccionar muy bien los ingredientes antes de preparar un Espresso Tonic. Para su café con tónica, Koppi usaba una tónica con notas ácidas y brillantes. También es importante escoger un café de calidad y que destaque por su sabor a frutas y su acidez natural; Lunell recomienda cafés de Kenia o Etiopía. Como te contamos en este post, los cafés de Kenia se definen por un sabor muy característico que combina de forma única la acidez y el dulzor; por su parte, los cafés de Etiopía pueden ser afrutados o presentar notas florales bien delicadas. Para un vaso de Espresso Tonic, usarás estas cantidades e ingredientes:
  • Dos tiros de espresso;
  • entre 60 mililitros y 150 mililitros de tónica;
  • hielo;
  • dos rodajas de lima.
A continuación explicamos paso a paso su elaboración. En este caso, utilizaremos partes iguales de espresso y tónica (60 mililitros de uno y otro ingrediente); sin embargo, algunos baristas preparan el Espresso Tonic con una proporción de 60 mililitros de espresso y 150 mililitros de tónica, dando más protagonismo al agua carbonatada. Si eliges esta segunda proporción, nuestra sugerencia es que utilices un vaso Collins.
  1. Prepara dos tiros de café espresso.
  2. Llena el vaso de hielo e incorpora los 60 mililitros de tónica. Añade las dos rodajas de lima.
  3. Vierte muy despacio el café sobre la tónica. ¡No agites la bebida y deja que la capa de espresso quede encima de la tónica! Si agitas la bebida, los hielos se derretirán antes y pueden alterar el sabor.
¡Listo para servir! En lugar de decorar y aromatizar con rodajas de lima, puedes probar con rodajas o piel de naranja y un poco de romero. Asimismo, hay baristas que echan cerezas o grosellas a su vaso de Espresso Tonic. ¡Juega un poco y ponlo como a ti te guste!

¿Más dulce? Cold Brew Tonic

En el caso de que, aun siguiendo las pautas anteriores, la combinación de tónica y espresso te resulte demasiado amarga, puedes elaborar una bebida muy similar cambiando el café espresso por café infusionado en frío. Este café especial es conocido como Cold Brew Tonic. En el paladar, el Cold Brew Tonic es bastante diferente al Espresso Tonic. Según explica Anne Lunell en el reportaje de European Coffee Trip, “al verter café espresso encima de la tónica, se crea una capa de espuma muy sedosa que para muchos es la mejor parte del Espresso Tonic. Ese primer sorbo es para ellos lo mejor. (...) En cambio, hay coffee lovers que prefieren el Cold Brew Tonic al Espresso Tonic por ser más dulce y suave, pero el Cold Brew Tonic no tiene crema en su parte superior”. El aspecto de ambos cafés también es distinto. El café Cold Brew se mezcla muy bien con la tónica, por lo que la bebida adquiere un tono cobre uniforme; las capas, desaparecen. Estas son las cantidades recomendadas para un Cold Brew Tonic:
  • 50 mililitros de espresso;
  • 200 mililitros de tónica;
  • hielo.
La elaboración es parecida aunque hay un cambio importante con respecto a la preparación del Espresso Tonic:
  1. Prepara tu café Cold Brew. En nuestro blog tenemos una sencilla receta de Cold Brew Coffee. Si vas justo de tiempo, puedes hacer tu café Cold Brew con una cafetera AeroPress.
  2. Llena el vaso con hielos y echa la tónica.
  3. Incorpora el café Cold Brew y agita bien el contenido con una cucharilla para cócteles.
  4. Decora el mocktail a tu gusto.
La preparación de esta bebida puede llegar a ser incluso más rápida que la del Espresso Tonic porque puedes elaborar el café Cold Brew unas horas antes y conservarlo en la nevera. El café infusionado en frío puede estar hasta dos semanas en la nevera sin perder sabor. ¿Espresso Tonic o Cold Brew Tonic? ¿Cuál crees tú que gustará más a tus clientes? ¡Nosotros creemos que caerán rendidos ante los dos! :)
< Volver al blog