Cómo hacer el mejor té helado casero

Cómo hacer el mejor té helado casero

En muchos países de Oriente es habitual que las personas tomen té caliente para aliviar la sed incluso cuando hace mucho calor. Sin embargo, en otras zonas del mundo, no estamos tan acostumbrados a las bebidas calientes en verano, por eso, hemos creado una bebida para esos momentos de calor en los que queremos disfrutar de un buen té: La mejor receta de Iced Tea o Té Helado. 

Qué es un Iced Tea y cómo se prepara

El Iced Tea o té helado es una infusión que se prepara en caliente, pero que se sirve en frío. Se trata de una bebida muy refrescante, ideal para los días calurosos de verano. Además es muy saludable, ya que preparándola de la forma correcta, mantendrás todas las propiedades del té. 

Esta refrescante bebida no requiere de muchos ingredientes, para hacer un té helado casero sólo necesitarás té y agua. El producto final dependerá tan solo del proceso de elaboración. Por lo tanto, en principio solo necesitarás:

  • Té (6 cucharas)
  • Agua (1 litro)
  • Hielo (12 cubitos)

Lo primero que debes hacer es hervir el agua e introducir las seis cucharadas de té en el interior. El primer paso es el mismo proceso por el cual preparamos nuestros tés calientes. Luego lo dejarás reposar durante unos minutos. Recuerda: Cuanto más lo dejes reposar, más intenso será el sabor. 

Después, introducimos los hielos en una coctelera y el té, inmediatamente. Con estos dos elementos en el interior de la coctelera, lo agitamos durante un rato hasta que consigamos la temperatura ideal para nuestro té frío

Luego lo servimos en una jarra con hielos, filtrando las hierbas del té y... ¡a disfrutar de su refrescante sabor! Como ves, solo hacen falta tres ingredientes y un poco de tu tiempo para preparar este delicioso té frío.

Qué evitar al hacer té frío

La peor manera de preparar un té frío es hacer la infusión caliente para meterla en la nevera. Con este método el té se oxidará y se quedará sin color, sin fuerza y sin sabor. Por lo tanto, nunca prepararemos un té caliente para ir directo al frigorífico.

Lo mejor es seguir el paso a paso de la receta, para poder disfrutar así de lo mejor de cada té. Todas las partes del proceso son importantes.

Hemos podido ver que realizar una deliciosa receta de té frío no es nada difícil. Si se siguen los pasos a realizar, lleva poco tiempo y es algo que nos proporcionará el alivio que deseamos en pleno verano, cuando el calor está en todo su apogeo. 

Qué tipo de té es mejor para mi Iced Tea

Para preparar un Iced Tea, puedes utilizar cualquier variedad de nuestros tés, ya que todos tienen un delicioso sabor que se disfruta tanto en caliente como en frío. Sin embargo, para este tipo de bebidas, te recomendamos que pruebes con distintos tipos de té. Tés negros, como nuestro Té Negro Inglés o nuestro Té Negro Chai, y con los tés verdes, como nuestro Té Verde Hierbabuena o Té Verde con flores

Para combinar con el té que elijas, también puedes agregarle frutas cítricas como la naranja o el limón, ya que aportarán frescor a la bebida. Y, para aquellos que disfrutéis de la leche en el té, os recomendamos echar leche fría después de que el té se haya enfriado. 

Si preparas el té de la manera correcta, no hará falta que le eches azúcar. Pero, si aun así quieres agregarle dulzor, también puedes añadirle una cucharada de azúcar, edulcorante o, incluso, miel. 

Como ves, hay variaciones respecto a los ingredientes que se le echan al Iced Tea, porque cada uno lo amolda a sus gustos personales. Si lo haces siguiendo los pasos que te hemos mostrado, te saldrá un té muy rico y refrescante. 

¿No apetece probar un rico té frío ahora mismo? ¿Te animas a probarlo? ¡pues a disfrutar del frescor y cualidades del té! Si te animas a hacer esta receta de té helado, te gusta el resultado y quieres mostrárnoslo, etiquétanos en Instagram para contarnos cómo te ha salido esta refrescante receta.

< Volver al blog